Sigrid Alegría: “Trato de hacer todo igual que Rocky”

Autor: La cuarta

Sobre "El Señor de la Querencia" nos dijo: "No han visto nada. Ahora parte lo rudo".


Desde mayo que Sigrid Alegría cambió su estampa señorial y tímida de "El Señor de la Querencia" por la de una aguerrida boxeadora, su personaje en la segunda patita de la serie "Cárcel de mujeres", de TVN.

Para no dar jugo en su rol, la actriz entrena hasta tres veces por semana y en dos tandas diarias junto al profe Francisco Pinto, quien le ha sacado harto trote.

"A esto le estoy poniendo toda la pasión posible, me engrupo sola un poco, pero sabes que es necesario, porque este deporte a medias no funciona",explicó la chicuela a La Cuarta.
 
– ¿Qué te pasó cuando en TVN te pidieron hacer este papel?
– Me puse a saltar en una pata porque es rico que confíen en mí para hacer estos papeles extremos. He hecho de buena, mala, ruda, peloláis, borracha, etc.
– Cuando estás entrenando, pones cara tipo bulldog.
– Eso me quedó cuando vi las películas "Rocky" y "Toro salvaje", donde uno ve que ante una cámara es muy distinto dar un golpe tras otro.
– ¿También desayunas huevos crudos como Rocky?
– ¡Estás loco!, nooo. Trato de hacer todo igual que Rocky, pero huevos crudos no como nica, jajajá.
Sigrid nos contó que pese a que le llegaron dos combos cuando estaba partiendo su entrenamiento y la dejaron algo "mareada", quiere puro seguir practicando boxeo: "Me gusta eso de cambiar el instinto de arrancar de un golpe al de  golpear de inmediato, pero con el doble de fuerza", nos dijo.
– Esta semana vas a "Animal nocturno". ¿Le pegarías a Camiroaga?.
– Si se porta mal, sí, jajajá.

LEONOR LAS VERÁ PELUDA

En medio de sus saltos en el ring, Sigrid nos contó qué le parece los reclamos que han hecho contra "El Señor de la Querencia": "No han visto nada, ahora parte lo rudo. La gente no debe pelear con una ficción. Hay muchas mujeres abusadas que se sienten identificadas y eso hay que conversarlo, no esconderlo".

– ¿Y tú, cómo estás?
– Muy bien, ya se aprendió lo que había que aprender. Soy feliz.

Alberto Brieba L.

Seguir leyendo