El piscinazo de Chantal Gayoso: impactó con épico salto con giro y recordado trikini

Autor: LaCuarta.com

Junto a Hernán Arcil, la dupla que representaba a “Rojo” y TVN agarró la corona en el Festival de Viña el año 2019 tras una competencia voto a voto.


Fiestas, juegos, entrevistas y artísticas coreografías. Dormir poco y correr para arriba y para abajo. Así fueron los intensos días de Chantal Gayoso durante la última semana de febrero del año 2019. El 27 de ese mismo mes, pasadita las 21 horas, el esfuerzo, entusiasmo y talento tendrían su recompensa.

Tras una infartante conteo de votos, que se prolongó por casi dos horas, la candidata de “Rojo, el color de la fama” era elegida como la flamante reina del Festival de Viña del Mar, venciendo a Ingrid Aceitón, Yunet Guerra y Yadranka Tomic. Hernán Arcel, el otro candidato del programa de TVN, también roncó fuerte y se transformó en el rey del certamen. Esa noche, ambos alcanzaron la gloria y se convirtieron en los nuevos soberanos.

Chantal, que en esa época ya era conocida por todos los cabezas de tele por su participación en el espacio de talentos, recuerda esos días como si fuera ayer. Incluso, rebobinó el cassette y reveló detalles de su caótica carrera para quedarse con la corona.

“La verdad es que ya había estado en otras candidaturas y obviamente el trabajo era mucho menor, entonces ya venía con la cabeza un poco preparada. Pero claro, al ser inexperta en el tema uno empieza a colapsar porque son muchas las entrevistas que uno tiene que dar. Aparte uno está acompañada de más gente que te dan como directrices para donde uno ir, entonces estás todo el rato como siendo mandada y dirigida para que todo salga muy bien. Y obviamente uno quiere ganar, entonces tienes que estar en todas literalmente, porque hay que ir a todas las radios posibles, ojalá conquistar a la mayor cantidad de periodistas para poder ganarse el cariño y el voto”, contó la bailarina, quien antes ya se había consagrado como reina en el Festival de Olmué y en el primer Festival de la Patria.

-Igual tuviste harta compañía de tus compañeros de Rojo…

-Por eso tengo que destacar que fue menos caótico, porque al final yo estaba acompañada de un gran equipo. Estábamos con un clan de artistas, bailarines y cantantes que hacíamos shows. A cada lugar que íbamos teníamos que hacer un show, entonces uno cantaba, otro bailaba. Dábamos las entrevistas, entonces al final éramos un gran equipo y obviamente nos iba a ir bien. Estábamos dando el 100 por el 100%.

-¿Pero esperabas taaaanta repercusión mediática?

-La verdad es que no. Yo siempre soy como muy terrenal, entonces como que dije ‘tranqui, vamos a hacer nuestro trabajo y si sale bien es porque lo hicimos bien’. Pero yo creo que llamó la atención porque éramos un grupo de jóvenes, donde éramos artistas, entonces siempre llevábamos esa bandera por delante y la buena onda, cosa de dar un vuelco a la candidatura. Que no fuera como siempre era.

De todas formas, Gayoso reveló que desde que puso un pie en la Ciudad Jardín ya tenía lista la cabecita lista para probarse la corona. Y ojo que no lo dice de soberbia, como diría el “Mago” Valdivia. «Desde el momento uno dije ‘si yo me meto en algo, como en todo orden de cosa, voy hasta el final y ojalá ganar’. Si no se dan las cosas, es porque tenía que ser así, pero yo ya en el camino como que íbamos tanteando terreno y decíamos así como ‘en verdad podemos ganar’».

-¿A pesar de la ruda competencia?

-Todas las chicas eran todas guapas, pero puntos a favor teníamos que andábamos en equipo. Y éramos hartos artistas entonces había como mucho talento donde los periodistas se podían encantar de cada uno de nosotros. Y aparte andábamos corriendo para recolectar la mayor cantidad de votos. En ningún momento se descansó”, afirmó.

De todas formas, tras la dulce victoria, lo que empezó a quitarle el sueño a Chantal era el famoso piscinazo. Ese que atrae todas las miradas y donde no se pueden cometer errores. “Yo desde el momento que ya ganamos, dije ‘¿qué vamos a hacer?’. Yo estaba colapsando de estrés porque había que hacer algo distinto, teníamos que hacerlo en equipo”, afirmó.

Por lo mismo, en presencia de la luna y dando pelea para no caer en los brazos de Morfeo, Chantal no bajó los brazos y se puso a practicar de madrugada.

«Tuvimos que ensayar tipo 12 de la noche. Estábamos en el hotel ensayando todos. Viendo qué coreografía hacer, qué música poner. Yo con qué vestuario iba a salir. Y después obviamente había que ensayar el piscinazo. Y no en la piscina del O’Higgins porque hacía un frío enorme. Donde nos estábamos quedando había piscina temperada, entonces con mi amigo Juanfran (chico Rojo) estuvimos ensayando hasta como las 3 de la mañana de qué forma tirarme para que sea dancístico, para que no se vea feo, para que la cara no se viera fea. Habían miles de temas. Entonces ahí practicamos, practicamos, hasta que salió el piscinazo”. complementó.

Llegó el día

El viernes 1 de marzo, 48 después de convertirse en reina y a 24 de su coronación, llegaba el momento más esperado de la semana. Y no era por los shows de Bad Bunny o Becky G, que esa jornada le ponían el candado a la LX versión del Festival de la Canción. Tampoco el irreverente humor del cubano Bonco. Era por el piscinazo.

Durante esa jornada, el care’ de gallo pegaba fuerte y la multitud de periodistas y reporteros gráficos, que para vivir ese momento único llegan de todos los rincones de Latinoamérica y el mundo, esperaban pacientemente la aparición de los soberanos. Sin embargo, la reina estaba acostumbrada a la exposición debido a su pega y no le tiritó la pera al ver tanta gente reunida en la piscina del Hotel O’Higgins.

“Como bailarina estoy acostumbrada a que en un show hayan demasiadas personas mirándote y de muy cerca. O shows en que hay muy poca gente, entonces uno se siente más observada. Yo creo que eso era lo de menos. Para mí el nerviosismo estaba en que el piscinazo saliera bien, que la coreografía saliera bien y que a la gente le gustara, más que el hecho que me estén mirand0”, reconoció.

Por lo mismo, Chantal y Hernán, acompañados de todo el clan Rojo, salieron a escena y se lucieron con una artística coreografía. Se la jugaron con un piscinazo distinto al que todos estaban acostumbrados y exhibieron todo su talento en la danza. Esto mientras la canción «Dígale», de David Bisbal, acompañaba cada uno de sus movimientos.

Después de 2 minutos y 14 segundos de puesta en escena, la soberana se lanzó al agua con un inolvidable salto con giro. «No queríamos algo que se viera tanto el cuerpo, sino algo que se luciera bien, pero que no fuera llamar la atención por el cuerpo, entonces se eligió un trikini rojo, muy sobrio. No era nada tan despampanante, pero creo que se logró súper bien. Como que la figura se veía súper bien y recuerdo que a todos les gustó», cerró.

De esta forma, Chantal Gayoso y Hernán Arcil acabaron con una racha de 10 años consecutivos de reinados de Canal 13, que ese año decidió no llevar candidatos al Festival viñamarino.

Seguir leyendo