La casa que separó a Kel Calderón y Pangal Andrade

Mientras él la veía como la casa de la familia, para ella era para pasar los fines de semana y el verano.

En noviembre del 2017 Pangal Andrade le mostraba a La Cuarta la casa que estaba construyendo para él y Kel. Por ese entonces tenía recién las paredes levantadas y comenzaba a colocarle el techo.

Fue en aquella entrevista en medio de la Cascada de las Ánimas, el complejo turístico de su familia, cuando el Tarzán del Cajón del Maipo confesó que la relación había concluido.

“Uuff, con Kel terminamos, ya no existe nuestra relación hace dos semanas. Fue lindo mientras duró. Ella se fue y está bien”, fueron sus declaraciones en ese entonces, mientras la abogada comenzaba un viaje en Irlanda. En esos días, se hablaba que el quiebre se debía, principalmente, a proyectos muy disímiles de vida.

A las semanas se supo que se reencontraron y que tuvieron un viaje juntos, pero que sólo había servido para ponerle punto final de modo muy civilizado a la relación que los mantuvo juntos por casi cuatro años.

Ocho meses después, el chico reality se encuentra a a punto de terminar su construcción ecológica y entre las historias que se cuentan en torno al que sería el hogar de la pareja, es que el inmueble fue uno de los motivos principales del distanciamiento.

Ante la insistencia de Pangal de querer construir su casa lejos del bullicio de la ciudad, Kel había cedido, pero con la condición de que fuese en un lugar de ambos y no en la Cascada de las Ánimas, que es de la familia del chico reality.

Pangal no había aceptado la idea de salir de su querido Cajón del Maipo y decidió comenzar la construcción de su casa en una zona del amplio terreno que posee, ahí mismo donde cada caminata que hacía con Kel se detenía para descansar.

comenzó a desencadenarse el fin: él veía la construcción como el hogar familiar, ella como una lugar para descansar. Luego ella dijo que había comprado un departamento y ese sería su casa. Todo esto desencadenó que Kel y Pangal estuvieran de acuerdo en poner punto final a la relación.

CONFIRMADO

Contactado por La Cuarta, Pangal confirmó que su casa “fue uno de los grandes motivos del quiebre. Como siempre lo he dicho, soñé con hacer mi casa acá, toda la vida y en la vida hay cosas diferentes que uno quiere; la Kel quizá quería otra cosa. Yo persigo mis sueños, la casa construida por mí, diseñada por mi padre, en el lugar que yo amo. Esto lo planeé toda mi vida”.

Pero pese a que cada uno rehace su vida, existiría un lazo que aún lo une, y no se trata de “Bagual”, el perro de Pangal que le regaló Kel luego del término, se trata de una especie de asesoría por parte de la abogada, quien lo ayuda con todos los contratos comerciales que el chico extremo firma con las marcas a las que el promociona.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo