Los Bunkers repletaron su segundo show en Santiago y celebran 70 mil entradas vendidas en la capital

Foto: Pía Figueroa/ Los Bunkers.

Con leves modificaciones respecto a la primera de las noches en Santa Laura, los penquistas anotaron un hito para la música nacional: setenta mil asistentes en su regreso a los escenarios.

Cuando en mayo pasado Los Bunkers anunciaron formalmente su regreso a la carretera con una fecha en la histórica cancha de Unión Española, la reacción del público fue casi instantánea. El cartel de agotado no demoró en asomar y una segunda fecha apareció como consecuencia lógica de las ansias acumuladas tras sus años de hiato.

En las bambalinas del estadio y previo a su segundo episodio en Santiago, el grupo y su equipo más íntimo de trabajo abrazaron la historia con una simbólica imagen. Un ticket gigante, al estilo de cheque de beneficencia, con la leyenda “Sould Out” grabada a lo ancho serviría de testimonio por las más de 70 mil entradas vendidas para sus shows en la capital.

Las puertas, que se abrieron una hora antes en comparación al sábado, aguardaban a cientos de fanáticos que motivados por la energía y buenas impresiones del primer set querían ser parte de un hito generacional. Si sus padres vibraron con Los Prisioneros y su regreso multitudinario, ahora serían ellos que proyectarían el legado de los penquistas con un: “Yo estuve ahí”.

Los Bunkers - Santa Laura (Día 2)

La cantante chilena Cancamusa, encargada nuevamente de abrir los fuegos de la jornada, y el DJ set del productor y colaborador histórico de la banda Marcelo Aldunate, concurrieron casi calcados al primer día, dando una sensación de continuidad que se acrecentó a las 21:01 de la noche.

Tras el intro de “Solsbury Hill”, Los Bunkers aparecieron sobre el escenario con la misma ropa del día anterior, generando una suerte de iconismo en sus figuras y un problema menos en caso de que se decidieran a editar las jornadas como una pieza audiovisual. Nada es al azar.

Los Bunkers - Día 2

El set, compuesto por una treinta de canciones, concurrió casi sin sobresaltos hasta la aparición de “Dulce final”, la gran sorpresa de la noche y una especie de “regalo” para los más fanáticos. El tema, perteneciente a Canción de lejos (2002), no es un habitual de sus conciertos desde hace décadas y su reaparición fue algo accidentada. “Ayuda, ayuda, ayuda”, gritaba el público en las gradas, lo que obligó a parar el show por unos instantes.

El hecho no fue tan azaroso. Las dos carpas de primeros auxilios dispuestas en el recinto recibieron a más desmayados y descompuestos que la noche anterior. Tras cerciorarse que todo estaba bien, volvieron a la canción coreada fervientemente por aquellos “bunkeritos” más acérrimos.

Pese a algunos problemas de sonido con una guitarra, que los llevó a salir del paso improvisando una versión de “Day Tripper” de The Beatles, y un ajuste respecto a la primera jornada con la bola disco -que ahora sí apareció en todo su esplendor- para la esperada “Bailando solo”, el set mantuvo la solidez y mostró nuevamente lo afiatados que están sobre el escenario.

Los Bunkers - Día 2

Aunque en la lista oficial de canciones estaba considerada “Andén” de Barrio Estación (2008), en honor al tiempo fue sacrificada para pasar con todo al karaoke masivo de “Llueve sobre la ciudad” y “Miño”.

Tras las reverencias de rigor y un aplauso cerrado del estadio, Álvaro López se encargó de disipar nuevamente las dudas sobre el futuro de la banda: “Somos Los Bunkers y estamos de vuelta”.

La gira de “Ven aquí” continuará este mes con una especial presentación en el Vive Latino de Ciudad de México y paradas multitudinarias en Concepción y Viña del Mar.

Revisa la lista de canciones:

COMPARTIR NOTA