Martín Cárcamo se preparó con pesas para regreso estelar

29.02.20 - ESTRENO DEL PROGRAMA "BAILANDO POR UN SUEÑO" DE CANAL 13. FOTO: SEBASTIAN ÑANCO. MARTIN CARCAMO - ANIMADOR - ESTELAR - ANIMANDO

Autor: Paula Valdés

El animador no descansó ni un minuto para sacar adelante la versión 2.0 de “Bailando por un sueño”, que se estrena hoy. Eso sí, en el encierro aprovechó el regaloneo con sus hijos: “Se formó un momento de intimidad súper bonito”.


El 19 de marzo de 2020 quedó marcado en el calendario de Canal 13. Ese día tuvo que despedirse de lo que, durante dos semanas, fue su gran apuesta en horario estelar; un desafío que habría sido capaz de dejar danzando como Beyoncé al mismísimo Felipe Vidal. Sí, el aplaudido “Bailando por un sueño”.

La llegada a Chile de los tentáculos del coronavirus obligó a la estación de Luksic a ponerle puntos suspensivos a su joya, y varios participantes retornaron a sus países, como Gala Caldirola o Gerardo. Sin embargo, con el objetivo de darle un respiro a la gente y ser una compañía en medio del confinamiento, hoy por fin retornará a la pantalla.

Para que la versión 2.0 pudiera llevarse a cabo, las cabezas detrás del concurso, partiendo por la que está libre de Koleston, la de Martín Cárcamo, se pusieron manos a la obra para poder sacar adelante la tarea. “Desde el momento en que se hizo la pausa empezamos a trabajar a fondo para encontrar una solución y ver todas las medidas sanitarias para evitar que nuestro equipo se contagie”, contó el animador.

Y aunque Martín no se perdió ninguna reunión online, explicó a La Cuarta que estos dos meses en casa le sirvieron para poder disfrutar de los suyos y recargar energías antes de su regreso a la televisión: “He aprovechado este tiempo con mis hijos, para regalonearlos, ayudarlos en los estudios y estar en horarios que no acostumbrábamos. Ellos lo agradecen”.

– Qué importante aquello…

Ha sido una instancia para reunirnos todos, conversamos mucho en la noche, nos contamos historias antiguas, como cuando ellos nacieron, vemos fotos… Es un momento de intimidad súper bonito con ellos.

-¿Y el resto del tiempo?

He ordenado mucho, el clóset, las piezas, casi todo. La tele también nos ayuda harto, a veces con una buena película para distraernos. Cocinamos mucho también.

-¿Víctima de la ansiedad?

Sí, generalmente me cuido en la semana y me desordeno el finde, pero ahora todos los días son iguales y cuenta un poco más, jajajá.

-¿Qué es lo que más comes?

Con mi hijo chico hemos cocinado muchas cosas dulces, y eso invita después a comérselas. A él le gusta mucho hacer brownies y cosas que tengan chocolate y manjar, postres de fruta con leche condensada. La otra vez hicimos arepas a las ocho de la mañana, también pan. Mi segundo hijo es bueno para hacer la masa de la pizza.

-Con esto, los números de la pesa van cambiando…

Sí, he subido como tres kilos, pero los combato con ejercicios. Subo tres y bajo dos, así me voy manteniendo.

-¿Cuál es tu rutina deportiva?

Tengo unas pesas chicas, así que busco videos en YouTube y entreno. Todos los días en la mañana hago media hora. A las siete ya estoy en pie y los despierto a todos. No he perdido la rutina.

-¿Y has podido ver a tus papás?

Sólo por videollamada. Es difícil, porque en abril estuve de cumpleaños, el 8 de mayo le tocó a mi papá y se juntó con el Día de la Madre… No pudimos estar juntos. Así que ese fin de semana hice un especial junto a ellos en mi transmisión de “Almorzando con el rubio”.

-Buena apuesta tu programa.

Apenas terminó ‘Bailando’, lo primero que hice fue conectarme con el público a través de Instagram. Quise crear un formato de acompañamiento y ahí nació “Almorzando con el rubio”, que ha generado muchos comentarios, he tenido muy buena recepción.

El programa es grabado y los ensayos por Zoom: “Bailando” tuvo que amoldarse e introducir nuevas medidas de seguridad para llegar a los hogares.

“Ahora lo más responsable es dejar en pausa el programa, que la gente pueda continuar viendo ‘Bailando’ en un tiempo más, cuando obviamente esté todo como corresponde. Lo importante es cuidar la salud de las personas que participan en el programa”.

Con estas palabras, Martín Cárcamo bajaba la cortina de su estelar, tomando conciencia por el peligro que significaba seguir al aire, pese al positivo espíritu del espacio y su objetivo de ayudar a distintas instituciones del país.

Hoy, tras dos meses de pausa, “Bailando por un sueño” regresa, tomando todos los resguardos para proteger la salud de los participantes y trabajadores. Y si bien mantendrá su horario habitual, de lunes a jueves después del noticiario central, es de suma importancia destacar que sus emisiones no serán en vivo.

“Trabajamos muchas semanas hasta llegar a un formato que pueda resguardar el protocolo sanitario”, contó Martín Cárcamo, que también adelantó que el equipo tuvo la precaución de grabar varios capítulos con anticipación. Las reuniones y ensayos se realizan bajo la modalidad de teletrabajo.

Además, no habrá público en el estudio y se redujo al mínimo el personal de producción y maquillaje, quienes deben ocupar trajes especiales.

Sobre el regreso del estelar, el “rubio natural” aseguró que “el programa va a poder acompañar en la noche a muchas familias que están reunidas en sus casas y darles un par de horas de esperanza. Así como las noticias y matinales, nosotros también tenemos un rol, que es acompañar y entretener”.

Las medidas

  • Implementación: La mascarilla, el alcohol gel y trajes especiales son parte del “outfit” obligatorio para todos los que asistan al estudio de grabación.
  • Sanitización: Antes, durante y después del programa, el estudio es sanitizado. Además, cada participante tiene su micrófono personal, el que es desinfectado.
  • Distanciamiento: Se hicieron marcas en el piso para que los participantes se mantengan separados. Además, se redujo el número de coach a la mitad.
  • Jurado separado: Comparten mesa, pero no el mismo aire, pues entre cada jurado, BAR y coach hay paneles transparentes que impiden todo contacto.
  • Ensayos por zoom: Cada participante recibe clases por esta plataforma y debe practicar los bailes en su casa, de modo que al canal sólo se llega a grabar.
  • Baile “espejo”: Si bien se mantienen los bailes en pareja, los bailarines deberán hacer su performance en estilo “espejo”, para evitar tocarse.

Se mantiene Raca y entra Jaime Coloma

La pandemia obligó a varios participantes a abandonar el programa para poder retornar con sus familas (muchos viven en el extranjero), y aunque no faltaron los bailarines para llenar las vacantes, lo cierto es que la producción también tuvo que buscar nuevos jurados y BAR.

De este modo, Eva Gómez y Jaime Coloma se suman al equipo de Raquel Argandoña y Francisca García-Huidobro en el jurado (no estarán Caro de Moras ni Aníbal Pachano), y Neilas Katinas acompañará a Felipe Ríos en el temido BAR, en reemplazo de Karen Connolly.

Así quedó el nuevo grupo de bailarines

  • Jhendelyn Nuñez
  • Karen Bejarano
  • Leandro Penna
  • Nacho Pop
  • Faloon Larraguibel
  • Antonella Ríos
  • Nelson Mauri
  • Thiago Cunha
  • Felipe Contreras
  • Américo
  • Carmen Gloria Bresky
  • Belén Mora
  • Felipe Vidal
  • Yamila Reina
  • Sofía Camará
  • Sensual Spiderman

Top de La Cuarta

Seguir leyendo