El desconocido pasado de Bertita: de topo de Parisi a jote de don Sergio

Autor: La Cuarta

Años antes de El Agente Topo, Berta Ureta ya había incursionado en la actuación, aunque era profesora. Y tuvo estelares apariciones tanto en el mundo publicitario como en el de la propaganda.


Es verdad. En la película-documental El Agente Topo los personajes no son actores.

En la cinta dirigida por Maite Alberdi, se muestra cómo es la vida de personas de la tercera edad que viven en una casa de retiro en la comuna de El Monte, en que lentamente quedan evidenciadas las condiciones de soledad y abandono que las envuelve.

Y si bien hay muchos momentos que duelen, también van surgiendo personajes entrañables, difíciles de olvidar, y que iluminan.

Uno de ellos fue Berta Ureta, quien no demoró en fijarse en el protagonista, Sergio Chamy, el agente encubierto en la residencia. Ella rápidamente le echó el ojo al nuevo habitante e intentó coquetearle cada vez que se presentaba la oportunidad.

Pero él estaba recién viudo y, según dijo, no estaba preparado para volver a enamorarse.

Sergio Chamy y Berta Ureta.

¿Estaba actuando?

Así, “Bertita” vio de golpe cómo sus ilusiones se desvanecían, en el que probablemente se convertiría en su papel más doloroso, más aun si no se trata de una actuación.

Eso sí, hace unos meses, Sergio Chamy dio una entrevista a Revista Sábado y puso en duda que ella realmente se hubiera enamorado de él: “Después supe por el correo de las brujas que esta señora era actriz y a lo mejor ella estaba actuando conmigo”, contó. “Yo quería que la sacaran del guion, pero Maite (Alberdi) me decía que no estaba en ninguna parte y que, de hecho, no había guion”.

Si bien “Bertita” era profesora de profesión, en más de una ocasión incursionó en el mundo de la actuación. Por ejemplo, tuvo una aparición en el corto universitario Ambiente familiar.

Caszley y su mamá

Pero no solo eso. También tuvo un momento de gloria.

En junio del 2009, se cumplieron 27 años desde el fallido penal de Carlos Caszely en el Mundial de 1982. En ese contexto, la marca de los populares chicles Dos en Uno mandó a hacer un comercial en conmemoración.

Ahí, el propio Caszely, disfrazado como un exjugador, aparece caminando de regreso al hogar materno tras haber errado el penal. Al entrar, se encuentra con su madre tejiendo en el living. Él, muy afectado, le dice:

—Me perdí el penal.

Y ella, para consolarlo y restar trascendencia a error, le respondió con la célebre frase:

—No importa, hijo. En dos semanas más, ¿quién se va a acordar?

El show de Parisi

Y eso no es todo. No solo participó en el mundo publicitario, sino también en el de la propaganda.

En octubre del 2013, durante el periodo previo a la primera vuelta presidencial, el candidato Franco Parisi lanzó una serie de capítulos en que él actuaba con distintos chilenos anónimos, en que les iba “a pedir trabajo”.

En el primer episodio, toca la puerta de una casa y, cuando le abren, con uno “buenas tardes” lo recibe una señora.

—Buenas tardes, señora Berta —le responde él.

Ambos se sientan en el comedor de la casa y él le dice: “Aquí está mi curriculúm. Yo quiero que usted sea mi jefa”. Claro, le estaba pidiendo su voto, pero la señora Berta no parecía nada convencida:

—Pero todos los políticos roban, señor —le respondió ella.

Así parte una conversación en que, tras varias preguntas que ella le hace para poner a prueba su credibilidad, pareciera que termina convencida por quien era candidato en esos días.

—Yo le voy a dar dos consejos —le dijo ella—. Usted tiene que sacrificarlo todo y armar un buen equipo —Luego sonrío.

Y, tras una musiquilla de propaganda, la historia termina.

Acto final

“Bertita” murió tiempo después de que se grabara El Agente Topo en 2019. Al final de la película, se lee: “In loving memory of Berta”.

Mira el tráiler del Agente Topo:

#Tags


Seguir leyendo