Vero Roberts pasó de la pantalla chica a la primera línea

Autor: Pedro Mendoza

La ex chica reality se desempeña como kinesióloga en una residencial sanitaria ayudando a pacientes contagiados con Covid-19.


Desde que se cerraron las puerta de “La Granja Vip”, hace ya 15 años, que poco se sabía algo de sus personajes. Ejemplo, Verónica Roberts, a quien se le vio dándolo todo en el extinto “Calle 7” y batiendo la lengua en otros espacios.

Todo eso de los estudios de tevé y la fama han quedado atrás, ya que por estos días son luces frías, mascarillas y protectores faciales los que acompañan su pasar. Es que la ex chica reality trabaja en un residencial sanitaria como kinesióloga dándole la pelea al bicho. “Estoy trabajando con un equipo multidisciplinario de 15 profesionales, donde hay médicos, enfermeros, kinesiólogos y TENS. Y lo que hacemos es ayudar y evaluar a los pacientes”, comentó Vero a La Cuarta.

– ¿Cómo es la pega en la residencia? Yo trabajo en turnos de 24 horas con cerca de 400 pacientes, son hartos la verdad, pero de complejidad de leve y algunos de mediana, pero no alta. En el fondo es poder controlar cómo están y mandarlos a hospitalización de ser necesario.

– ¿Y la pega cómo “kine”? Nosotros vemos el tema del oxígeno, pues esta enfermedad ataca directamente al sistema respiratorio. Entonces nosotros como kinesiólogos estamos encargados y preparados para realizar maniobras y auscultaciones (cuando se usa el estetoscopio para escuchar los pulmones), y yo hago muchas maniobras kinésica.

Carga emocional

Roberts, como todos los profesionales de salud, ha estado luchando contra el cornavirus pero también con las emociones que ha traído la pandemia. “Mas allá de la carga emocional es el tener que lidiar con varios factores. Una de ellas es la situación país por la incertidumbre. El segundo punto es estar en un edificio con mucha gente afectada, y que también hay colegas que están afectados. Y no sólo de la parte física, sino que también emocional”, expresó.

– ¿Cómo se trabajan las emociones? Tengo tantas ganas de ayudar a la gente que intento canalizar todas mis energías y fuerzas de apoyar al resto, tanto colegas como pacientes. Acompañar y contener a los pacientes es algo que me motiva, pues así si ellos están bien también les mejora el sistema inmune.

– ¿Se extraña la casa y la familia? Yo ya extraño a mis papás, a mis sobrinos, el no poder verlos y abrazarlos. Yo siempre he sido sensible y la gente lo sabe, me vieron llorar en el reality. Mi marido es psicólogo, y el está haciendo consultas online encerrado, entonces también se crea un problema. Pero lo lindo es que entre los dos conversamos mucho lo que está pasando y nos complementamos.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo