Lobo con piel de oveja se aprovechó de linda y tierna guardia

Autor: La Cuarta

"Tengo hartos años de circo en el cuerpo como para escribir un libro. Pero este último capítulo es de película. Conocí a una muchacha..."


Doctor Cariño:

Tengo hartos años de circo en el cuerpo como para escribir un libro. Pero este último capítulo es de película. Conocí a una muchacha que es guardia cerca de mi pega, y resulta que es lesbiana. Tiene polola hace hartos años y hasta ahí todo bien. Hace poco la ayudé a cambiarse de departamento, quedé con la espalda en la mano, pero frente a ella siempre fui de fierro. Y de agradecimiento me invitó a almorzar. Hizo un bistec con arroz delicioso. Yo llevé un vinito y el postre fue lo mejor, porque le dije que me pasaban cosas con ella y terminé quitándole la flor. Digamos, que por primera vez cabalgaba y yo fui su mejor jinete. Ahora ella está dudando de sus gustos sexuales, pero yo tengo familia y quiero puro arrancar. ¿Qué hago?

Bernardo

Don Beño:

Me queda claro que es un lobo con piel de oveja, que le debe tener la nuca como negocio de la Plaza Italia a su santa mujer. Y no sé cómo tiene cara de escribirme en busca de un consejo, si está claro que no sólo le está metiendo los cuernos a su esposa, sino que además se está aprovechando de la pobre guardia que justo fue a caer a los brazos de este chupacabras que le chupará la sangre y al gomás. Déjeme decirle que usted es un cara de nalga, que si lo tuviera cerca le pegaría flor de combo en el “hoci”. Claro, ahora que le echó el portón abajo a la muchacha que está llena de dudas, el perla piensa en arrancar como una rata. Ojalá su señora lo pille y le dé el medio filo. Lo menos que se merece es quedarse solo.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo