Ventanita Sentimental

Picándole la uva al jefe

Autor: La Cuarta

Con mucha labia logré meterle conversa y hacerla reír. En eso me vio un amigo, se me acercó y me dijo: “Esa es la mina del jefe”


Doctor Cariño:

Hace mucho que no iba a trabajar presencial a mi pega, y medio que me había olvidado de la gente. Fui hace poco. Tenía que subir al ascensor. Allí me encontré con una morena espectacular, de sedoso cabello ondulado y linda sonrisa. Le empecé a conversar y conectamos muy rápido. De puro califa le pedí el WhatsApp, y aunque me miró sorprendida, me lo dio. Un par de días después regresé a la oficina y me la volví a encontrar; se veía guapísima con esa falda que destacaba sus curvas y sus torneadas piernas. Con mucha labia logré meterle conversa y hacerla reír. En eso me vio un amigo, se me acercó y me dijo: “Esa es la mina del jefe, andai puro picándole la uva”. No supe qué hacer. Opté por arrancar hacia delante. La invité a salir; y me dijo que sí.

Miguel

Miguel

Que la chiquilla le acepte una invitación es señal de buena onda, pero no mucho más. Vaya con cuidado, páselo bien, pero tenga las cosas claras. Si se la quiere jugar, dele, pero sea derecho en sus intenciones con la señorita, y ojalá que ella también; porque el otro muy jefe suyo será, pero al final es una persona. Saludos.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Seguir leyendo