Henríquez

El cobarde bullying a la novia de Ángelo Henríquez

Andrea Ankovic recibió el odio de un grupo de fanáticos azules, quienes culparon al delantero por haber perdido la posibilidad de ganarle a Colo Colo. La croata explotó en sus redes.


Está claro que el hincha de Universidad de Chile sigue pegado en la jugada donde Jimmy Martínez y Ángelo Henríquez podrían haber liquidado la maldición del Monumental, en el aburrido Superclásico del domingo.

Si bien ya no hay nada que hacer aparte de seguir masticando la rabia, algunos desubicados buscaron la peor forma de desahogarse, apuntando sus dardos contra el delantero de la “U”.

Pero eso no es todo, porque algunos siendo bien mala leche, cargaron con la novia de Henríquez, la croata Andrea Ankovic, a quien le llenaron sus redes sociales de improperios, algo que ella no aguantó y explotó.

“El fútbol no se vive en redes sociales. Los verdaderos hinchas no se dedican a dejar comentarios y escribir mensajes. Los verdaderos hinchas son primero personas, en la primera línea del estadio y los primeros en ayudar cuando su país los necesita”, comenzó relatando Andreita.

“Son primeros en ayudar después de un terremoto y un tsunami, porque son un grupo y saben cómo organizarse como grupo, mucho más rápido que de forma individual”, contextualizó.

Eso sí, vendría la parte más importante del desahogo que hizo, porque sufrió todo el domingo con mensajes que llenaron su buzón en Instagram, en donde la culpaban en relación al gol que se perdió Ángelo.

“No son los primeros en tomar el teléfono después del clásico. No son los que mandan mensajes feos a una mujer. No me voy a callar. Ustedes no son hinchas, no son ni hombres. Esto es abuso, sin importar que es online. Los verdaderos hinchas se juntan con amigos, comentan el partido, critican y dicen lo que les da la puta gana, pero dejan el fútbol en la cancha y son humanos afuera de ella”, las cantó clarita la ingeniera civil, quien luego recibiría apoyo.

Es que tras la declaración, los hinchas mas cautos la respaldaron en su crítica. “Muchas gracias por el amor en la última hora. Estoy feliz por haber hablado, me di cuenta que hay más amor que odio. Voy a leer cada una. Que nunca sea normal mandar mensajes de odio y hacer el bullying. Nunca podemos saber como afectará a otra persona”, cerró un poco más tranquila.

Seguir leyendo