Sofía Reyes y un tributo a Selena junto a Becky G: «Me encanta poder celebrarla»

En charla con La Cuarta, la estrella mexicana detalla la influencia de la fallecida reina del tex-mex tras su nuevo sencillo, “Mal de amores”, que la reúne con Becky G. Además, detalla cómo ha lidiado con la presión de la industria, y su admiración por Mon Laferte y Chris Martin.


Apenas acabó de ver el último capítulo de Selena, la serie, la cantante Sofía Reyes (Monterrey, 1995) quiso homenajear a la malograda reina del Tex-mex.

A su estilo, lo hizo en un sencillo. Como si fuera una de esas historias desgarradoras de la mujer de “Amor prohibido”, lo tituló “Mal de amores”, un tema que combina ritmos de cumbia y reggaetón, en que además colabora otra estrella con ascendencia latina, Becky G.

Se trata de un nuevo lanzamiento de la mexicana, quien se ha labrado una carrera en base a sencillos y colaboraciones, en que suma nombres como Pedro Capó y hasta Michael Bublé.

Sus números en las plataformas son impresionantes: ​​nada menos que mil millones de reproducciones en Spotify y más de mil millones de vistas en YouTube.

“Yo sentía que esta canción era perfecta con Becky -cuenta Reyes a La Cuarta, vía Zoom desde Los Angeles-. Cuando hicimos la canción junto a Mauricio (Rengifo) y Andrés (Torres) -productores-, venía de ver la serie de Selena. Entonces quería hacer una cumbia reggaetón, pero inspirada en todos estos sonidos de Selena, y tiene sentido. Además Becky siendo de origen mexicana, no pudo ser mejor”.

Sofía Reyes

A tono con los tiempos, la colaboración se trabajó a distancia. Las artistas ya se conocían, lo que facilitó el proceso.

“Con Becky tenía muchas ganas de hacer música, la admiro bastante, la respeto y la quiero mucho. Entonces, tenía la canción, grabé mis voces. Luego se la envié a Becky, ella grabó su parte, que escribió con Elena Rose, gran compositora”.

“¿Mi canción favorita de Selena? me lleva a lo típico, el ‘Amor prohibido’ me encanta porque estaba viviendo un amor prohibido, y la entendí perfecto; ‘Ella sabe’, dije -detalla Sofía-.Pero hay una canción que se llama ‘Cobarde’, que me gusta bastante y va conectada con la misma historia. Entonces la canté en un show”.

La referencia a la estética de Selena Quintanilla no se acotó a la música. También define el vestuario y las coreografías del videoclip, dirigido por Mike Ho y producido por Vanda Lee.

“Está muy inspirado en ella, desde el espacio, los colores, los outfits -detalla Sofía-. Experimentamos algo medio interesante y me encanta poder celebrarla y revivir algo que nos ha marcado tanto”.

En el clip, llama la atención una sección actuada -de 20 segundos-, en que Sofía y Becky comparten como dos amigas, mientras toman helado y aseguran “no necesitamos hombres”. Según la mexicana, se trata de una idea surgida de improviso durante el rodaje en Los Ángeles, California.

“Fue divertido grabar las escenas del principio porque no teníamos guión y fue muy de improvisar, estábamos ahí e íbamos diciendo lo que se nos iba ocurriendo. Mike nos decía por qué no se vueltan a la cámara y dicen ‘pinches pendejos’. -recuerda-. Llorábamos de la risa, y obviamente hubo un chorro de tomas que no quedaron. De inicio el video iba a tener un intro de actuación de dos minutos, literal, pero sentimos que era muy largo y lo tuvimos que cortar. Por ahí hay una versión extendida en Facebook”.

Helados y pullas contra los hombres: Becky G y Sofía Reyes en el clip de «Mal de amores»

La presión de los números

Si una tendencia marca la carrera de Sofía Reyes, es la colaboración. De hecho, su debut de 2014, fue el sencillo “Muévelo”, junto al puertorriqueño Wisin.

“Me encanta colaborar con artistas, si pusiéramos afuera la versión cuando uno canta la canción solo y cuando ya está con las colaboraciones, es bien bonito ver como la canción está ahí, pero queda como una muy distinta -asegura Reyes-. Hay mucho talento por todos lados y para mí no hay nada más bonito que compartir perspectivas muy distintas en un tiempo de tres minutos”.

Sofía se muestra abierta a mantener las colaboraciones. Incluso, no se cierra a la posibilidad de hacerlo con la chilena Mon Laferte.

“Me encantaría colaborar con ella. Hemos estado en varios eventos, me han nominado con ella en varios premios, pero nunca la he conocido, me encantaría. La admiro y la respeto muchísimo”.

Sofía Reyes ha colaborado con figuras como Pedro Capó, Prince Royce, Thalía, y otros varios.

Pero los tiempos de colaboración, son además los tiempos de métricas en las plataformas. Hace algunos meses, Reyes consiguió una marca considerable: llegó a un promedio de 11 millones de oyentes mensuales en la plataforma. El impulso lo concentró su mayor hit, «1, 2, 3» , un tema en que colaboraron Jason Derulo y De La Ghetto, que desde su lanzamiento en 2018, acumula más de 662 millones de vistas en YouTube.

Esa canción, además, marcó un punto de inflexión en la carrera de Sofía Reyes. Según ella, fue desde ese momento en que aprendió a manejar la presión constante por conseguir cifras masivas para sus sencillos.

“La canción ‘1, 2, 3’ fue una enseñanza para mí sobre eso, porque es la canción que tiene más números en toda mi carrera -detalla-. En un momento sí fue difícil para mí porque sentía una presión de parte mía y de todo un equipo detrás, de crear una canción que fuera más grande, y sentía miedo de sacar algo que fuera un flop después de este éxito”.

El impacto fue tal, que Sofía pasó casi un año sin publicar material. Todo por encontrar aquel single rompedor, que mantuviera las cifras en alto. “Es mucho tiempo sin sacar música, yo tenía miedo de desconectarme. La gente me decía, ‘Sofía, ¿cuándo vas a sacar música?’, me daba hasta pena decir que venía música pronto. Fue un año raro porque sentía que no tenía la necesidad de escribir canciones si no iban a salir”.

-¿Cómo superaste esa presión?

Antes de la cuarentena tuve una crisis existencial, lo platiqué con mi equipo. Nos dijimos, no se trata de estar buscando ese sencillo porque viene un estrés innecesario. Al final, yo amo la música y el verdadero éxito es poder tener el espacio para crearla y ponerla allá afuera. Les dije que si escribo canciones y no las puedo sacar, se pierde esa magia, y todo ha cambiado. Ahí perdí esa presión, porque ya no relaciono el éxito con cuantos números tiene la canción, sino con poder hacer lo que me gusta desde un lugar honesto, y ponerlo afuera, aunque tenga un solo view. Ya no cargo con ese peso”.

-¿Tienes algún referente que haya conseguido ese equilibrio entre éxito e integridad artística?

Muchos, pero Chris Martin (voz y líder de Coldplay) es un gran ejemplo. Me tocó conocerlo en un restaurante y me pareció de las personas más amorosas, humildes y humanas del mundo, considerando que llena estadios de 200.000 personas. Es bien ‘padre’ ver los mensajes que pone en los conciertos, los colores que usa, los símbolos, da cuenta que es un tipo bastante conectado con la vida, con Dios, con lo que lo quieran ver. Es muy centrado, ama lo que hace y aunque llena estadios, puede sacar un álbum que es bastante más conceptual. Se nota que lo hace porque le gusta. Para mí es un ejemplo de artista que puede encontrar esos balances.

Seguir leyendo