Esta es la dieta que hizo bajar 13 kilos a Martín Cárcamo

Nadie está indiferente al notable cambio físico del animador del 13, quien contó a La Cuartal los motivos que lo hicieron modificar su estilo de vida.


La considerable baja de peso de Martín Cárcamo, de 89 a 76 kilos , se transformó en el tema de la semana.

“Llegué a pesar 88,6 kilos pero si aplico la ‘Ley de Redondeo’, lo dejo en 89, jajajá”, explicó entre risas el rubio a La Cuarta.

Sin embargo, la decisión de cambiar radicalmente su estilo de vida va más allá de renovar su aspecto o tirar pinta: “El primer semestre de este año fue particularmente estresante en términos laborales. Tuve tres programas, “Bienvenidos”, “Vértigo” y “Qué Dice el Público”, y grabé muchos fines de semanas”.

Martín asume que la ajetreada rutina que tuvo lo dejó más ansioso de lo que ya es.

“Me generó un grado de ansiedad muy importante y también de estrés. Por otra parte, mis tiempos para hacer deporte se redujeron, me empecé a alimentar muy mal y en horarios muy malos”, explicó.

En ese momento, el animador del 13 contó que su peso se le fue a las pailas ya que siempre se mantuvo en 83 kilos , pero dado ese contexto se le disparó hasta los 89. “Me sentía pesado, agotado y dormía muy poco. Despertaba cansado”, agregó.

Dicha situación hizo que Cárcamo reaccionara y decidiera cambiar su estilo de vida.

El impulso llegó desde el mismo matinal, ya que siempre le prestó mucha atención a las secciones de alimentación saludable de los doctores Rodolfo Neira y Ricardo Soto, claro, antes de la polémica salida de este último del matinal.

“Converso mucho con los dos”, reconoce. «Gracias a ellos comprendí qué cosas le hacían bien a mi cuerpo y cuáles no. Empecé a suspender ciertos elementos de a poco”, añade.

– ¿Qué suspendiste de una, Martín?

-El azúcar. Altiro me cambió el estado de ánimo y me generó más energías. De ahí, el gluten, ya que tengo una mediana intolerancia, no soy celíaco, pero me hinchaba realmente y eso lo ignoré mucho tiempo.

– ¿El alcohol?

-También, pero no fue fundamental. Otras veces hice dieta y tomaba vino. Eso sí, esta vez lo quise hacer bien.

– ¿ Y el ejercicio?

-Sí, siempre hice ejercicios de fuerza, pero en lo aeróbico no hacía nada. Tengo una elíptica en la pieza en que colgaba las toallas, jajajá. Cuatro veces a la semana durante 45 minutos hago elíptica mientras veo un capítulo de “Narcos”. Lo hago para enfocarme y entretenerme, porque tengo déficit atencional.

– En las fotos te ves muy flaco, como que exageraste un poco…

-Creo que sí porque la gente me pregunta si estoy enfermo. La ropa me queda grande, mi mamá y mi polola me dicen que suba un poco de peso. Se me pasó la mano así que ahora aumenté el consumo de carbohidratos y tomo batidos de proteínas. Este es mi límite, mi plan no era bajar tanto de peso, sino sentirme mejor.

martín cárcamo

Las cifras de Martín

4 veces a la semana se ejercita. Martín hace 45 minutos de ejercicios de fuerza y aeróbicos, siendo la elíptica, el trote y las pesas su combinación ganadora. Esta rutina la hace a las 6 de la mañana apenas despierta y luego va a Canal 13 para animar “Bienvenidos”.

5 veces al día come. Tras entrenar toma desayuno en casa. Dejó de hacerlo en el matinal. Consume huevos duros sin yema, pollo, vegetales verdes, legumbres, brócoli y pescado. “Como cinco veces al día y cada tres horas. Después de las 7 de la tarde no como más”, dice.

7 horas de sueño aseguradas. Martín explicó que su desorden alimentario le generaba mucho cansancio y que, además, sólo podía dormir cinco horas. Gracias a su nuevo estilo de vida, ahora duerme ordenadamente 7 horas, lo que generó un gran cambio en su estado de ánimo y energía.

-2 tallas ha bajado. Martín hace tres meses tenía talla 52 en los trajes que usaba. Ahora tiene talla 48, lo que ha implicado mandar a ajustar todas sus pilchas: “No es leseo, pero tuve que hacerle más hoyos a mis cinturones. Me molestan porque dicen que ahora sí que no tengo poto, jajajá”.

3 dietas ha hecho en su vida. El animador contó que es tercera vez que se “resetea” con una dieta. La primera fue a los 25 años, después a los 32 y ahora a los 42. “La diferencia es que ahora lo hice suspendiendo el alcohol», explica.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo