“¡Viene Pancho del Sur!”: Bodoque y Cebolla prometen celebrar con todo su primer aniversario en el CEINA

Bodoque y Cebolla celebran un año juntos.
Bodoque y Cebolla celebran un año juntos.

Los dos miembros fundadores de Fusión Humor conversaron con el diario pop sobre su nuevo proyecto, ahora como dueto. Explicaron las diferencias que supone esta nueva propuesta, sus proyecciones, su pronto debut en Argentina… y qué pasó con Pancho del Sur.

El acuerdo se fundó una buena tarde luego de una breve charla en el parque Quinta Normal. Diddier Marín y Adrián Correa habían hecho migas tiempo antes, cuando entraron a un taller de payasos en el Museo Casa Colorada. Hacer reír, vivir de ello, para ambos, desde chicos suponía una especie de sueño, lo que visualizaban para sus vidas, pero entendían que no era cosa sencilla sino algo más afín a un peregrinaje. De todos modos, mientras conversaban, Diddier le propuso a Adrián unir fuerzas y levantar un grupo de humor. Apalabraron que sería un único intento. Secretamente, sabían que sería el último también. De no concretarse los resultados que anhelaban, estaban dispuestos a dar un paso al costado, dedicarse a algo más. No podían permitirse otra cosa.

El resumen dice que desde entonces formaron un cuarteto bautizado Fusión Humor, y por cerca de quince años caminaron centenares de calles, bares y escenarios de la zona central, principalmente de Viña, la ciudad jardín que guardaba su obsesión: el Festival de Viña del Mar.

Fusión Humor era precisamente eso: la fusión de chistes rápidos, ingenuos, comedia circense, de payasos y malabarismo, con personajes delimitados a ciertas voces —para algunos infantiles—, con la pretensión de llegar a diversas generaciones de público. Esa fórmula acaso fantasiosa les permitió, por ejemplo, destacar en El rey del show y Hazme reír (Chilevisión) en años consecutivos, para luego subirse a Dichato, El Patagual y otros escenarios desafiantes, hasta lograr el sueño de la Quinta Vergara.

Sin embargo, el sumun de su carrera, triunfar en Viña, fue de algún modo la caída. Porque después de llevarse todos los galardones, ni bien dejaron el escenario, sobrevino la pandemia:

“Y ahí quedó todo en standby”, reconoce ahora Adrián, alias Cebolla. Los futuros desafíos que se planteaban como grupo se truncaron, y de a poco, desmotivados, sin ganas de presentarse como otros hicieron por streaming, cada uno de los integrantes empezó a darle prioridad a proyectos personales. Entonces fue el turno de ellos de poner en marcha “una inquietud” de mucho tiempo. “Fue algo paulatino, que se fue dando, ni siquiera forzado”, añade Diddier, popularmente Bodoque. Un plan que los metió de lleno en la cancha del standup y que los tiene allí, cada vez mejor aspectados, a punto de celebrar un año juntos.

—¿Qué fue lo que más les costó de dejar una historia tan propia como la de Fusión Humor?

Cebolla: Lo que nos costó un poco fue dejar de trabajar con los amigos. Pero lo bueno y que ayuda mucho en este proceso es que se mantiene mucha buena onda con los compañeros. No fue un quiebre o una ruptura, fue una decisión por un agotamiento, y por el cambio de humor que ha existido este último tiempo.

Bodoque: Sentimos nosotros que los proyectos siempre cumplen su ciclo, y creemos que se dio natural. El ciclo de Fusión Humor se cerró en Viña. Y nosotros siempre tuvimos la necesidad, o sentíamos que en algún momento teníamos que hacer algo juntos con Adrián, con Cebolla. Y éste era el momento. En reunión lo propusimos, todo bien, ¡y aquí estamos!

Cebolla: Queremos durar unos dos añitos y después separarnos.

Bodoque: Separarnos, volver, separarnos, volver, siguiendo los pasos de Dinamita Show, jajaja.

—Lo que proponen ahora implicó una transición al standup, el humor que ustedes proponían era bien distinto…

Bodoque: Claro, con el cuarteto que trabajábamos antes el humor era otro. Era como más fantasía, un humor más clásico donde uno podía contar chistes. Donde uno hablaba con un caballo, por ejemplo, ¿me entiendes? Ahora, esto es más apegado a la realidad, a cosas que pueden suceder. Es más standup. Y los personajes están claramente más grandes, con otros vestuarios. Tenemos una parte que hacemos juntos, después nos quedamos solos un ratito, y la propuesta está buena. Hablando de contingencia, de actualidad y de otros microtemas que sacamos entremedio, que están rebuenos. De nosotros también.

—Cuéntenme más sobre la rutina y los cambios, porque entiendo que también ahora hay un cambio de voz, otras tallas, algo más adulto.

Bodoque: Nuestra propuesta se basa en formato standup, pero no es purista claramente, porque traemos arraigadas muchas cosas del humor callejero. Eso sí, son rutinas nuevas, chistes nuevos siempre. Es un humor muy rápido, eso es lo que siempre nos ha caracterizado: tres cucharadas y a la papa. Súper rápido, remates cada siete, cada diez segundos, de eso nos preocupamos mucho. Improvisamos bastante también, entonces se hace el show muy orgánico, ¿cachái? No hablamos de política, creo que lo más político que hicimos fue en Viña, porque el momento lo ameritaba, pero este show tiene contingencia, actualidad y harto de nosotros, de nuestras vivencias, apariencias. Y cambiar la voz nos abre un espectro más amplio para “comedializarlo”.

Cebolla: Y aunque nos regimos a una rutina que tenemos estipulada, ningún show es igual al otro. Eso es una de las mejores cosas que a nosotros, también, nos hace mantenernos frescos.

Adrián y Diddier, Cebolla y Bodoque, se conocen desde un taller de payasos.
Adrián y Diddier, Cebolla y Bodoque, se conocen desde un taller de payasos.

—Y ahora mirando hacia atrás, ¿cómo han visto la evolución de su trayectoria, de su propio humor?

Bodoque: Nuestra evolución ha ido de la mano con la evolución de la comedia. Creo que siempre es un nuevo comienzo con cada proyecto, porque es un mundo nuevo que se nos presenta, escenarios nuevos también. Y creo que vamos muy enganchados de eso, vamos bien encaminados con lo que sentimos, con lo que interpretamos y con lo que proyectamos. Esa es nuestra evolución para resumirla en pocas palabras: vamos de la mano con los tiempos nuevos de la comedia.

Cebolla: Parte de la evolución, y lo bueno, es que podemos ocupar todas las herramientas que hemos aprendido en años anteriores, y lo estamos plasmando en el escenario los dos juntos.

—¿Qué es lo más satisfactorio que les ha dejado su pega de hacer reír?

Cebolla: Cuando termina el show y la gente te agradece, te dice muchas gracias… Sí, las gracias, que la gente te abrace, que le estás haciendo un bien en su vida, porque eso es lo que al menos siento yo. Que les estái aliviando quizá un poco de la carga que llevan.

Bodoque: También se ha sumado público nuevo, que no nos conocía y nos dice son la raja, o me gusta el humor que hacen. Eso es bonito porque la propuesta es súper simple: reír por reír. Nosotros no buscamos hacer pensar al público con temas políticos o que te hagan detenerte y decir ¡ah, ya! Se los damos en bandeja, súper fácil. Sólo queremos hacer reír por hacer reír, como terapia, porque es necesario que la gente ría.

—Antes, con Fusión Humor el sueño era Viña, pero ahora que están solos, ¿cuál es el desafío?

Bodoque: Viña siempre está en el radar, pero claramente las proyecciones cambian. Nuestra proyección ahora, como Cebolla y Bodoque, es internacionalizar nuestra carrera, salir afuera, salir a actuar, que nos conozcan, porque creemos que podemos tener muy buena llegada en Latinoamérica. Próximamente vamos a Argentina... estamos cumpliendo entonces ese sueño, esa proyección. Será el 14 de octubre en un teatro que se llama Chacarerean, que está en el Barrio Palermo. Por ahí empezamos. Después está proyectado ir a Colombia, México y Estados Unidos.

Cebolla: Estamos emocionados, es algo que siempre quisimos cumplir. Lo que sí, es paso a paso. Las energías las estamos distribuyendo de manera que no se nos escapen. En este momento, si bien Argentina es un paso muy importante, nuestra primera fecha importante es el 2 de septiembre que es nuestro primer aniversario. Entonces estamos dosificando.

—Ya vamos para allá, pero antes les quería preguntar por algo que se hizo viral hace unos días: Pancho del Sur. Contaron que los intentó perjudicar, que ni los miraba. ¿Les pasó alguna otra vez en el ambiente del humor?

Cebolla: En lo personal no he sentido mala onda de nuestros colegas hacia nosotros. Tenemos la suerte, o no sé si se dará con todos, que tenemos muy buena relación con nuestros pares... ¡menos con uno!, jajaja. Lo que pasó con Pancho del Sur fue una cosa que quisimos mencionar para hacer un poquito de polémica, pero pasó hace ocho o nueve años atrás, no va al caso.

Bodoque: Claro, nos acordamos de ese episodio que fue hace tieeeempo. Y lo dijimos y se viralizó, pero no estábamos pensando en algo más.

Cebolla: No nos ha pasado más, tenemos muy buena relación con nuestros pares. Y eso fue como, ya, hablamos de eso, y dijimos, hueón, ¡se viralizó! Pero fue absolutamente sin querer, no íbamos preparados para tirarle a don Pancho del Sur...

Bodoque: Nada, ojalá que esté bien ese caballero.

Cebolla: Que siga viviendo en el sur, jajaja.

—Ahora sí: próximo 2 de septiembre celebrarán su primer aniversario en el Teatro Ceina con Mentira, seguimos. ¿Qué nos pueden decir del show? ¿Qué puede esperar su público?

Bodoque: Es un show vertiginoso, por la rapidez que le damos y por el vértigo, porque es un vaivén de emociones y sensaciones que vamos plasmando en el escenario y que la gente la recibe de la misma forma, y se hace partícipe. Para nosotros, la cuarta pared, como en el teatro, no está del escenario hacia allá sino que detrás del público. Así que el público está en el escenario con nosotros, ¿cachái?

Cebolla: Lo bueno de todo esto es que nosotros estamos rodando dos shows. Uno el que presentamos en bares y el Mentira, seguimos, que es especial para teatros. Entonces, ésta es la segunda vez que lo vamos a presentar, y la gente está juntando ganas de vernos. Ahora queremos dar el batatazo.

Bodoque: Y es la segunda vez que lo hacemos, pero como es el aniversario, viene con sorpresas. No te las podemos contar, pero viene con sorpresas...

Cebolla: No sé si te suena el nombre de Daddy Yankee… jajajaja.

Bodoque: Es un show para teatro, y ya... ¡viene Pancho del Sur! jajaja.

Cebolla: Ya, lo dijimos.

Los miembros fundacionales de Fusión Humor.
Los miembros fundacionales de Fusión Humor.

Bodoque y Cebolla se presentarán este viernes 25 de agosto en el Teatro IPA de Valparaíso y el próximo 2 de septiembre en el Teatro CEINA para celebrar su primer aniversario como dueto. Puedes comprar las entradas por Puntoticket en el siguiente link.

Lee más en La Cuarta:

—Vivía como ermitaño: Confirman que yerno de Salvador Allende es uno de los muertos por el sistema frontal

—”La deberían sancionar”: Mónica desata la furia en redes por “una de las escenas más crueles” de Gran Hermano

COMPARTIR NOTA