Isabel Parra en el regreso a los escenarios: «Me gusta mucho cuando hombres y mujeres cantan juntos»

La cantautora, una de las mujeres más importantes de la música chilena, vuelve a los escenarios con un show en el Teatro Nescafé de las Artes, en que presentará un recorrido por su repertorio y parte de su último disco. Sobre sus activos días durante el confinamiento, su gusto por cantar a dúo y su vínculo histórico con la Nueva Trova Cubana, se explaya en charla con el diario pop.


Fue hace más de treinta años, pero la cantautora Isabel Parra, todavía recuerda un particular concierto que ofreció en el antiguo Teatro Providencia, hoy el Nescafé de las Artes.

“Yo canté ahí cuando volví del exilio -recuerda al teléfono con La Cuarta-. En el primer teatro que canté en santiago fue ahí en el teatro Providencia, se llamaba, era un teatro que se estaba cayendo a pedazos, pero igual canté.

“Había la intención de seguir de que el teatro continuara, pero estaba tan venido a menos el pobre que pasó mucho tiempo, y se cerró hasta que el Alfredo Saint Jean lo reconstruyó y lo dejó precioso como está ahora”, agrega la artista.

La hija de Violeta y hermana de Ángel, es una de las voces más importantes de la generación de cantautores surgida en el movimiento de la Nueva Canción Chilena, a fines de los sesentas. Tras la pausa larga de la pandemia vuelve al escenario. Y lo hará en un concierto en el Nescafé, llamado Un puente en el aire, en que repasará buena parte de su trayectoria.

Isabel Parra

“Hemos vivido una pandemia tan desastrosa que nos obligó a encerrarnos a todos. Entonces es casi un milagro estar de nuevo cantando”, señala la artista.

El nombre del show tiene una explicación. En principio es el nombre de una canción que Isabel Parra grabó para su álbum Continuidad (2007), pero remite a una historia en particular; ocurrió mientras miraba una edición del programa La belleza del pensar, en que el invitado fue el célebre artista Alejandro Jodorowsky.

“Cuando se despiden en la Belleza del pensar, Alejandro Jodorowsky, le dice a Cristián Warnken unas palabras muy cariñosas, muy afectuosas. Le dice: ‘Entre nosotros se ha tendido un puente en el aire, de afecto, de cariño, de admiración’. A mí me pareció preciosa esa imagen, entonces tomé la frase, me la quedé e hice esta canción”.

En el show, en que además de Isabel participarán su hija Tita y el músico Manuel Meriño (quien es el habitual director musical de Inti Illimani), se interpretará parte del material del álbum Saludos a todos (2018), el último grabado por Parra, que no tuvo la promoción adecuada a causa de la pandemia.

“El disco quedó en el aire, no el puente, pero quedó en el aire ajaja (rie). Estamos aprovechando esta magnífica oportunidad de presentar algunas de estas canciones, pero tenemos un grupo grande de artistas participando, está la Tita Parra que va a cantar sus propias canciones, Manuel Meriño, que trabaja conmigo”.

-En ese álbum (Saludos a todos) trabajó nuevas versiones para dos temas clásicos de su repertorio familiar: «Volver a los 17» y «Corazón Maldito» ¿qué significa para usted volver a esas canciones?

Vamos a hacer un mix muy reducido de algunas canciones de mi mamá, pero así completas como están en el disco no las tenemos, porque no podemos hacer un recital eterno. Entonces tenemos que elegir con pinzas lo que vamos exactamente a mostrar para que la gente vea lo que hemos hecho en este tiempo, pero indudablemente hay canciones de Violeta Parra, de Víctor Jara, canciones compormetidas.

-¿Qué siente al volver al escenario después de los meses de confinamiento?

Nosotros los artistas chilenos, los artistas populares, todo el gran gremio de artistas ha estado, me parece a mí, muy abandonado de las autoridades culturales. Algunos podían hacer presentaciones on line, pero no todo el mundo puede hacer eso. Ha habido una sensación de abandono muy grande, y ahora las esperanzas están puestas en que nos recuperemos y podamos volver a nuestros espacios y presentarnos.

Isabel Parra

Cantar a dúo

Durante el tiempo de encierro, Isabel Parra ha estado particularmente activa. Trabajó escribiendo canciones junto a Meriño (quien por estos días prepara su primer disco solista), grabó algunos clips e incluso se ocupó de los detalles de una reedición del Libro mayor de Violeta Parra, un volumen testimonial en que se reconstruye la vida de la autora de «Gracias a la vida», junto a valioso material de archivo.

-¿Descubrió música que no conociera durante este período?

Yo escucho siempre música, no escucho solamente porque estábamos en pandemia. Acabo de ver un video de Phil Collins, está super enfermo, muy penoso lo que pasa porque es un artista magnífico. Yo escucho todo tipo de música, he escrito mucho durante la pandemia, hicimos el libro mayor de Violeta Parra, un libro testimonial. He estado muy activa en el plano creativo, no puedo decir que la pandemia me aburrió mucho porque no pude salir, soy una persona que está mucho en su casa. Hicimos dos videos, contingentes, un video que mostraba el estallido social, las escenas dolorosas de la Plaza de la Dignidad, el incendio del museo Violeta Parra.

“Con Manuel hemos hecho canciones durante la pandemia, por teléfono, como fuera -explica-. Yo le mandaba textos, él les ponía música, fue bien complicado. O sino le mandaba un texto con música y él le hacía arreglos para ese texto. Era una tremenda ayuda. Él me mandaba las maquetas a mi casa, pero cantado por él. Me pareció que cantaba tan re bien que yo le digo ‘Manuel tienes que cantar conmigo estas canciones’. Es buen compañero, buen amigo, nos pusimos a cantar.

-Cantar a dúo es algo que usted ha hecho desde sus comienzos, en los discos junto a su hermano…

Me fascina cantar a dúo, yo he cantado a dúo toda mi vida, empezando por mi mamá, mi hermano, he cantado con artistas italianos, me gusta mucho esa cultura de hombres y mujeres cantando, es una sonoridad distinta.

-¿Y hay algún músico con el que le hubiera gustado cantar?

No tengo ese tipo de añoranzas, he cantado con mi hermano Ángel durante muchos años, muchos años, he cantado con Silvio Rodriguez muchas veces, me ha acompañado con su guitarra, hemos grabado discos en La Habana en los años setenta con el grupo de cubanos.

Isabel Parra y Silvio Rodríguez

“Silvio ha hecho arreglos de mis canciones -agrega-. Una parte de mi disco Colores (2000) la grabamos acá y otra parte la hicimos en La Habana. Trabajé con Silvio, que hizo intervenciones en varias canciones y cantó conmigo. Pero para qué me voy a poner a pensar, si no pasó, pero admiro mucho y me gusta mucho toda la música. Siempre me las he arreglado para tener una persona disponible que quiera cantar conmigo”.

-En 1971, precisamente, usted grabó el álbum De aquí y de allá, en que se incorporan canciones de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, que marca la entrada de ese repertorio a la música chilena ¿qué recuerda de esos días?

​​Yo me encontraba en ese periodo viajando mucho a Cuba, a desarrollar actividades artísticas, a trabajar con Leo Brouwer, con el grupo de experimentación sonora. Entonces se producía este aquí y allá; yo me traía música de la Nueva Trova, se la pasaba a Luis Advis para que él hiciera arreglos y llevaba música chilena que los cubanos a su vez arreglaban. Fueron varios discos los que hicimos y ese fue el último donde está el intercambio maravilloso.

“Era una historia distinta, éramos requetecontra jóvenes, estábamos involucrados en el mundo cultural de la revolución cubana y empezaron a venir los cubanos a Chile a darse a conocer -agrega-. Fue muy fructífero y muy halagador. Estoy muy dichosa de los trabajos en los que he podido compartir con personas que hablan de otra manera, que tienen mucho calor, que son muy alegres, entonces esa melancolía nuestra se acaba con los cubanos”.

Portada del álbum De aquí y de allá (1971). Marca la entrada del repertorio de la Nueva Trova Cubana a Chile

-Y respecto de lo que ocurría en los sesentas ¿hoy se reconoce más el trabajo de las cantautoras?

Yo diría que sí, hay más creadoras y que la sociedad artística se ha preocupado de fijarse en las mujeres autoras y compositoras; en las mujeres que cantan música campesina, que hacen folclor. Hay mucha creatividad en la mujer, siempre la hubo.

Pasa que estaba muy escondida, porque antes para las mujeres era casi un desacato dedicarse a cantar y salir a la publicidad, ahí está la Violeta que tuvo mucha dificultad en Chile para darse a conocer y otras cantantes. En cualquier ámbito que la mujer quiera intervenir y destacarse, hasta el día de hoy es totalmente complicado. Las condiciones han mejorado, pero falto mucho por hacer, mucho por cantar, mucho por destacar.

Seguir leyendo