Nacho

Nadie saca al Nacho: serán cinco meses escapando del bicho

Autor: Paula Valdes

El rostro de “Buenos días a todos” es el único animador matinal que ha asistido al canal desde el primer día de la pandemia. “Vi que otros se iban a sus casas o les daba coronavirus, ahí crees que efectivamente te va a tocar”, contó.


Desde que el bicharraco llegó al país, y como nunca mutó a buena persona, los matinales se las arreglaron para mantener a salvo a sus rostros e invitados con teletrabajo, rotación en los equipos y, últimamente, mascarillas por obligación. Claro, nadie apareció con un diseño de Chayanne, pero sí con transparencias. ¿Y? A casi todos les resultó.

Eso sí, el “Buenos días a todos”, de TVN, destaca por ser el único que mantiene hasta la fecha a uno de sus animadores fijo en el estudio. Se trata de Ignacio Gutiérrez, que desde el primer día de la pandemia se ha trasladado al canal, a diferencia de, por ejemplo, “JC” Rodríguez o Amaro Gómez-Pablos.

“Al principio había mucho más miedo del que existe hoy, ahora hablamos más de precaución. Para mí ha sido complicado ver cómo va cambiando el entorno, la gente con la que uno trabaja y las medidas que empezaron a ser cada vez más restrictivas”, explicó el Nacho.

– ¿Cómo tomas el hecho de ser el único que no se ha ido para la casa? Como TVN, tenemos la misión de no dejar de estar al aire y poder informar a la gente. En mi casa, por los trabajos éticos de mi pareja (área de la salud) y mío, no hemos tenido ni tendremos cuarentena.

– ¿Te adaptas a estar solo? Hay minutos en que quedo solo en el set y la sensación es bien particular, nunca me había pasado, pero también es un deber decirle al equipo ‘aquí estoy’, no solo con palabras, sino también con hechos.

– ¿Cómo ha sido cumplir este rol? Complejo, ante todo hay que mantener la energía arriba. También hay gente a mi alrededor que se ha quedado sin trabajo y vamos informando cosas que cambian a cada rato. Además, veía que a compañeros de otros canales se iban a la casa o que tenían coronavirus, y uno piensa que efectivamente en algún momento le va a tocar.

– ¿Cómo enfrentas el estrés? El buen sentido del humor me ha servido bastante, porque han existido situaciones de tensión, sobre todo con los contagios, el contacto estrecho. Al principio faltaba información, entonces, había medidas bien drásticas que debía tomarlas con humor.

– ¿Como cuáles? Usar los trajes blancos, hacer un cordón sanitario al llegar al canal, porque me paso del estudio al estacionamiento y viceversa, y recién ahora estoy retomando ir a las pautas, tomando harta distancia, con las mascarillas todo el tiempo, porque antes solo nos conectábamos digitalmente.

– ¿Te acostumbras a las nuevas medidas? La gente cree que se está acabando, pero nos queda mucho tiempo. Para mí estar al aire es necesario para educar y, además, me siento cómodo con todas las medidas sanitarias. Ya estoy acostumbrado, ni en el auto me saco la mascarilla.

– ¿En casa eres igual de estricto? Con mi pareja tomamos todas las medidas sanitarias para cuidar a las personas con las que vivimos, como dejar la ropa en un lugar, el lavado de manos o ducharse. Son medidas que voy a seguir mantener por lo menos hasta el próximo año, como el bicho va a seguir dando vueltas, no me gustaría bajar la guardia.

– Eres bien ordenado… Tengo varios “TOC”, por así decirlo, respecto a la higiene. Ahora es bueno, porque para nadie es extraño, nadie me molesta porque me lavo las manos a cada rato, echo desinfectante en lugares comunes o me pongo alcohol gel. Lo que antes encontraban raro ahora es beneficioso.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo