Pancho Saavedra entregó su mejor regalo navideño

Animador de “Lugares que hablan” hizo realidad el mayor deseo de María Francisca, pequeña de 10 años que en carta al Viejito Pascuero pidió conocerlo. El curicano tomó su auto y se dio el pique hasta Quinamávida, donde compartió con su mini fan y le entregó un saco de regalos.


Durante la semana previa a festejarse la Noche Buena, una carta redactada por una niña de 10 años se hacía viral en las redes sociales.

Escrita por ella misma, María Francisca, quien vive en la localidad de Quinamávida, comuna de Colbún, cercana a Linares, le redactó un emotivo texto al Viejito Pascuero, contándole su historia de vida y pidiéndole un deseo poco común.

No quería un celular de última generación o el juguete de moda, si no que su gran anhelo era conocer a Pancho Saavedra, conductor de “Lugares que hablan”, programa que la pequeña es fanática.

“Tengo curiosidad de conocerlo, no tengo ni papá ni mamá ni hermanos que me apoyen, tengo una familia que me adoptó de un hogar (…) Me porto bien en mi casa con mi familia”, escribió en una hoja de cuaderno, agregando que quería ver en persona al comunicador por ser “una persona educada, amable y alegre”.

La misiva se viralizó en el mundo web. Los cibernautas comenzaron a apoyar la causa para que el rostro de Canal 13 se enterara.

«Me conmovió»

Pancho se llenó de mensajes de quienes le pedían que viera la famosa carta. La leyó atento, se enterneció, tomó su automóvil y se dirigió a Quinamávida la tarde del lunes, previo a Nochebuena. Finalmente, allí entregó su mejor y más lindo regalo navideño.

“La leí y me conmovió. Es una niña que te escribe y habla desde el corazón. Tú dices ¿por qué quiere conocerme a mí? Tomé la decisión porque no cuesta nada entregarle una alegría (..) Me contacté con su mamá-tía que la cuida) y nos pusimos de acuerdo para visitar a María Francisca”, recuerda el hombre de risa contagiosa.

– ¿Cómo fue el recibimiento de María Francisca?

Ella quedó en shock mirándome y no lo podía creer y la mamá le decía: “Te das cuenta que el Viejo Pascuero existe”, así que aproveché de llevarle regalos.

– ¿Con qué la regaloneaste?

Le regalé lápices, pinturas y el libro de “Lugares que hablan”. Ella le gusta la pintura, el arte y quiere ser doctora. Pero no los abrió altiro, lo guardó para la noche del 24.

– ¿Qué te dijo?

Me preguntaba por qué yo era una persona tan alegre, que eso le gustaba de mí. Pero de verdad ella estaba en shock.

Tras cumplir el sueño a la infante, el curicano reflexionó sobre lo que genera su imagen dentro de la familia chilena: “En los programas hemos podido desarrollar la veta más social de poder ayudar a una persona”.

Seguir leyendo