Presi peruano duró menos que pisco sour heladito

Handout picture released by the Peruvian Presidency showing Peruvian interim president Manuel Merino announcing his resignation in a televised message from the Government Palace, on November 15, 2020. - Peru's President Manuel Merino resigned on Sunday, just five days after taking office, sparking wild street celebrations in the capital Lima after protests against his rule. (Photo by JHONEL RODRIGUEZ / Peruvian Presidency / AFP) / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO / PERU'S PRESIDENCY / JHONEL RODRIGUEZ" - NO MARKETING - NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS

Autor: LaCuarta.com

Manuel Merino renunció al cargo. Las protestas sociales, donde murieron dos personas, terminaron por derrocarlo. También volaron 13 de sus ministros.


Tras su arribo al poder en reemplazo de Martín Vizcarra, hace menos de una semana, ayer Manuel Merino presentó su renuncia irrevocable al cargo de Presidente de Perú.

La llegada de Merino al sillón presidencial, luego de la destitución del entonces mandatario, provocó masivas protestas en las calles de las principales ciudades del país del pisco sour y el ceviche.

La revuelta social en contra de la designación de Merino generó una amplia crisis política y social. Esto por tener menos respaldo que un columpio para ejercer el cargo, y por ganarse el odio ciudadano luego de la brutal represión policial a las manifestaciones. De hecho, lo duros enfrentamientos entre la policía “Pe” y los protestantes causó dos muertos y miles de heridos.

«Presento mi renuncia irrevocable»

“Yo, como ustedes, quiero lo mejor para este país”, señaló Manuel Merino al dirigirse al país y anunciar su renuncia.

“En este momento, donde el país atraviesa una de las más grandes crisis políticas, quiero hacer de conocimiento a todo el país que presento mi renuncia irrevocable al cargo de Presidente de la República e invoco a la paz y la unidad de todos los peruanos”, indicó en una declaración .

En patota. Horas antes que Manuel Merino decidiera echarse al pollo, 13 ministros de su gabinete habían renunciado a sus cargos. Además el presidente del Congreso, Luis Valdez, había dado un ultimátum al mandatario para que renunciara.

Apenas Merino hizo el anuncio de su dimisión a la presidencia de Perú, las calles de Lima se llenaron de manifestantes que golpearon cacerolas y gritaron consignas en una bulliciosa celebración.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo