Cantos en la ducha, la decepción de Rojo y un hitazo a la primera: la senda de Paloma Mami para ser estrella

Paloma Mami. FOTO: @palomamami en Instagram
Paloma Mami. FOTO: @palomamami en Instagram

No vale la pena buscarle explicación: la primera vez que se metió a un estudio para grabar, le salió un hitazo, “Not Steady”. Y aunque en 2018 se metió al programa de talentos Rojo (TVN), su despegue fue por cuenta propia. Ya con su primer disco entre manos, desde siempre quiso ser cantante. Con cientos de millones de reproducciones en el bolsillo, su camino ha seguido un destino: “Desde chica sentía que no iba a ser cualquier persona”, declaró.

11 de mayo del 2018. El puertorriqueño Bad Bunny, que apenas se perfilaba como el fenómeno mundial que es hoy, se presentó en Chile, en el Movistar Arena. Esa noche, entre los miles de asistentes, se encontraba una joven que aún no cumplía 19 años: Paloma Rocío Castillo Astorga.

De familia chilena, pero había vivido desde siempre en Nueva York, Estados Unidos, salvo un par de meses por año cuando visitaba a todo su familión de Rancagua, Región de O’Higgins. Ahí no faltaban las risas por su agringado acento. Sin embargo, tras aquel concierto, en lo último que ella pensaba era en esas burlas. Entre la multitud, en su mente solo había un pensamiento:

—Voy a ser cantante, me voy a llamar Paloma Mami.

“Siempre había tenido el sueño de ser cantante pero nunca me atreví”, confesó en Mucho Gusto (Mega). Su mamá, Andrea, tenía el número de un productor, así que decidió probar su suerte. Fue al estudio. Hicieron la pista y, en cuanto a la letra, lo primero que se le vino a la mente fue el coro: “You call, I dub, I don’t pick up/ I don’t give a fuck, I think it’s done already”.

Su comodidad estaba en el inglés. Llegar a Chile la obligó a meterse en el castellano, idioma con el que lanzó su carrera musical, al menos en parte. Con esa mezcla de culturas, finalmente salió una mixtura de letras: “Como tú me llegan siete al día/ Que me quieren tener/ Y yo no ando buscando amor/ Ni nada que me pueda comprometer”.

En tanto, el videoclip lo grabó en un patio del edificio donde vive su tía, Lorena Astorga. Algo austero, ella dando algunos pasos con distintos atuendos, con fondos cargados de grises paredes y escaleras.

Y así fue como, el 24 de junio de aquel año, debutó con su primer hit, “Not steady”.

Cuando llegó a sus primeras mil reproducciones en YouTube, las celebró como si se tratara de millones. Y de pronto, el saltó se hizo cada vez más alto. “Todos los que están en la industria me dicen que eso no pasa”, contó ella a Contigo en la mañana (CHV).

Pero a Paloma Mami sí le pasó: a la primera, le resultó.

“Una locura cómo ha pasado tan mágico y rápido”, comentó. Aquella canción ya suma unos 200 millones de reproducciones en las principales plataformas.

Nace una estrella

Ni siquiera sus amigas más cercanas sabían que estaba grabando una canción. Cuando se enteraron, quedaron boquiabiertas. “Sí, soy cantante”, les dijo.

Desde niña, en su oído sonaban tonadas de figuras como Christina Aguilera, Britney Spears y Amy Winehouse. Le encantaban. Cantaba en la ducha y fantaseaba con la idea de que ganaría un Grammy. “Muchas gracias, gracias”, decía entre lágrimas, sobre un escenario imaginado, bajo el chorro de agua.

“Me encantaba la vida de una estrella”, declaró.

Paloma Mami con su papá y su hermana, Sofía.
Paloma Mami con su papá y su hermana, Sofía.

Cuando se vino para Chile, mientras había echado a correr “Not Steady”, le surgió otro camino para cumplir su sueño: Rojo, el color del talento (TVN), conducido por Álvaro Escobar. “¿Por qué no probar?”, pensó. Sin embargo, la apuesta no resultó cómo esperaba. Aunque logró avanzar en la competencia, finalmente la abandonó.

“Fue una experiencia más o menos”, relató ella. Se sentía muy poco acostumbrada a la tele, al punto de que “nunca más volveré a la tele”, se prometió. Sentía que había mucha envidia en el aire. Además, no le gustó el formato que tenía tintes de reality, por lo que se hablaba de amoríos que no eran y de peleas inexistentes. Aparte, dijo, “en el programa lo que más le faltaba a la gente era que no había encontrado su voz, y yo ya había encontrado la mía”.

“Hay mucha gente que cree que el talento es una voz linda que puede cantar, pero creo que es mucho más que eso”, opinó. “Tal vez como era un programa más tradicional, no se dieron cuenta de que hay otros factores, como el flow, creer en ti misma y ser diferente”.

Así y todo, cuando entró a ese programa de talentos, “tenía pánico escénico”, confesó. “La primera vez que me paré frente a un público fue en Rojo; no sé cómo no vomité” por los nervios.

Paloma Mami en la competencia de Rojo.
Paloma Mami en la competencia de Rojo.

La Castillo detrás de la Mami

Al empezar su carrera, sus conocidos le decían:

—Te crees Myriam Hernánez

Ante eso ella, nacida y criada en tierras neoyorkinas, respondía:

—¿Quién es ella?

Paloma siente que esa mezcla chileno-gringa “es perfecta” para describirla. Para ella, fue Nueva York lo que le dio la seguridad en sí misma. “Allá es súper open mind”, comentó, por lo que, “literal, cualquier cosa es súper normal”, al punto que “todos pueden ser lo que no quieren ser”. A eso se suma que su familia está casi toda compuesta por mujeres y que, más encima, son “súper poderosas”

Para ir a su colegio en “La Gran Manzana”, se levantaba a las 6 de la mañana. Todo para alcanzar a maquillarse. Recién tipo 8:00 estaba lista. “No sé qué me pasaba”, recordó.

Paloma Mami en un auto por Nueva York.
Paloma Mami en un auto por Nueva York.

A veces, en esos años escolares, sintió que la molestaron. Como sea, “no me afectó”, “nunca diría que me hicieron bullying”, resumió, “pero siempre hay gente que te tira para abajo”. No le gustaba ir al colegio. Se veía en otra sintonía. “Siempre me sentía con otra mentalidad en comparación a mis compañeros, como si tuviera 20 años”, relató.

Aparte, no era de ir a fiestas, tampoco, isorpresa!, escuchaba reggaetón. Era un constante no encajar. Su despegue en la música la alejó de ese camino. En ningún momento quiso meterse a la universidad. “Lo que me interesa es estudiar música, cuando tenga 40 años”, reveló.

“No creo que vaya a sentir que me salté etapas, porque yo estaba en Miami cuando no fui a la graduación”, declaró.

Al principio no quería venirse a Chile, donde vivían sus abuelos, tíos y primos. Sin embargo, “amé a Chile al tiro”, confesó en 2019. “Ahora no quiero irme, quiero quedarme acá para siempre”, a pesar de que actualmente se intercambia entre suelo Chileno, Miami y Puerto Rico.

Su garabato preferido es “conchatumadre”, le confidenció a Billboard. Es vegetariana, lo que ha sido un problema en suelo chileno, porque “todo tiene carne”. Ello le complica más aún con su abuelo, que es de campo, y le resulta incomprensible que su nieta no coma los pollos que él mismo cría. A Paloma Mami le gusta el pastel de choclo y las empanadas. ¿Su postal favorita? La Cordillera de los Andes, o quizás las playas de Viña del Mar y Valparaíso.

En la intimidad

Tras el meteórico despegue de “Not steady”, viajó a Miami, Estado Unidos, para firmar con el sello Sony Music Latin. De ahí vinieron los otros dos sencillos que completaron una triada de ensueño en lo que a reproducciones respecta. Primero, “No te enamores”; luego, “Fingías”. Entre las tres, suman cerca de 750 millones de reproducciones en Spotify y YouTube.

La última de estas, lanzada en marzo del 2019, marcó un quiebre con sus antecesoras. La letra ya no habla desde la fortaleza y la seguridad, sino desde la fragilidad: “Tú nunca sentiste lo que yo sentía/ Cuando yo lloraba, cuando estaba sol/ Cuando yo me sentía vacía/ Todavía me acuerdo cuando me fallaste/ Cómo voy a olvidarme de ese día/ Yo tú nunca regresarías”, entona.

“Me dio un poco de susto sacar esa canción solamente porque mis últimas dos canciones son muy de mujer empoderada, y después ese cambio”, contó a Bienvenidos (Canal 13). “Pero después descubrí que no tiene nada de malo mostrar sentimientos”.

Y vino una nueva incursión: su primera colaboración. No fue con otro que el español C.Tangana, dueño de hitazos globales como “Demasiadas mujeres” y “Tú me dejaste de querer”. Es temita lo bautizaron “No te debí besar”, que también se ubica entre las más oídas.

Una figura clave en ese recorrido ha sido su hermana mayor y manager, Sofía Castillo, a quien ha definido como “mi mejor amiga, mi consejera y mi conciencia”, porque “siempre está ahí”.

¿Con la fama se dio algunos lujitos? “Siempre compro muchas zapatillas”, confesó. “Pero ahora que tengo un poco más de lucas, compro zapatillas de marcas como Louis Vuitton, Gucci o de diseñadores”.

En lo al amor refiere, “nunca he tenido un pololo, nunca he tenido novio, siempre era como “¡iug, hombres!”, contó ella en abril del 2019. “Nunca me he enamorado, tengo una coraza muy grande”, quizá porque “soy escorpión”, lanzó sobre su signo zodiacal.

Hasta ahí, todo muy acorde a lo que dice en sus canciones.

Cuando Monse Álvarez entrevistó a Paloma Mami para Contigo en la Mañana (CHV).
Cuando Monse Álvarez entrevistó a Paloma Mami para Contigo en la Mañana (CHV).

“No me atrae que me hablen cosas cursis”, hombres que lanzan frases como “Yo no soy como los otros tipos” y “Nunca conocí a alguien como tu”. En cambio, explicó, “para mí funciona más tener cosas en común, como que te guste Drake”, declaró y elogió al rapero gringo.

Aparte, “soy demasiado independiente, odio la sensación de que alguien piense que soy suya”, remarcó al sitio Genius. “A veces cuando pienso que me gusta alguien, me preocupo de pensarlo dos veces y volver a ser yo misma, salir, hacer más cosas”.

Sin embargo, al parecer después de pensarlo por tercera vez, le dio una oportunidad al amor.

A fines de ese mismo año, se dejó ver en redes sociales con el cantante puertorriqueño Roa (Gilberto Figueroa). Él incluso apareció en el íntimo video que la cantante grabó para “Religiosa”, canción de su único disco, Sueños de Dalí. En junio de este año, él lanzó su temita “JETSKI”, el cual estrenó con un candente clip junto a Sofía, la hermana de Paloma.

Hoy, el amor seguiría vigente, aunque en julio se especuló con una posible ruptura luego de que se dejaron de seguir en redes sociales. Sin embargo, aquel escenario quedó atrás.

Sueños de Paloma

Llegaría otro gran golpe. La medianoche del 19 de marzo, lanzó Sueños de Dalí, su primer disco, compuesto por once canciones (ella nació un 11 de noviembre), como “Traumada”, “Goteo” y “Frenesí”. El álbum consiguió varias y diversas buenas críticas.

“Por fin no tengo que alargar cuatro canciones y hacer el show como de media hora”, declaró tras presentarse en abril del 2022, en el festival Ritual en el Santa Laura. “Es real, 50 minutos o una hora”, lanzó a la La Junta+. “Así que estoy feliz”.

Esta travesía “han sido puras bendiciones, honestamente”, declaró al diario mexicano 24 Horas. “Estoy muy orgullosa de ese disco, porque le metí mucho amor, y pude crear sin limitaciones”. Además, al ser su primer álbum, “lo quise hacer sola”, sin meterle colaboraciones, “me quería demostrar a mí misma que lo podía hacer “.

Pero el proceso también tuvo momentos duros, sobre todo luego de que el coronavirus se desató en marzo del 2020. “Para la pandemia estaba lejos de mi familia y eso era lo más difícil para mí, no poder verlos ni nada”, relató. “Estaba acostumbrada a estar con ellos siempre”. Ante la soledad, todos los días “escribía mis sentimientos, no necesariamente canciones”. Esas frases la mantenían viva, “me daban energía todos los días”.

Ella siempre había escrito sus temitas en inglés. En ese sentido, reconoció a La Cuarta, la aparición de su pololo, Roa, fue clave porque es “mi escritor”. Según confesó, “ha sido increíble porque él habla inglés; me puede leer la mente y lo escribe exactamente como quiero”. Esa es la razón de porqué “me encanta como quedaron las letras de todas las canciones”, en vista de que “por fin pude expresarme como quería”, declaró. “Ahora tengo la clave”.

Paloma Mami junto a su pololo, el puertorriqueño Roa.
Paloma Mami junto a su pololo, el puertorriqueño Roa.

El título del álbum lo eligió porque “mi papá siempre estaba obsesionado con Salvador Dalí”, así que en Nueva York “alcancé a ver su arte, increíble”, contó al sitio Mondo Sonoro sobre el artista surrealista español muerto en 1989. “Siempre le encontraba algo que me dejaba pensando, y me inspiraba”.

Y la portada del disco muestra un fondo muy al estilo de este pintor: una planicie amplia, desértica y misteriosa. Sobre este manto, hay una serie de figuritas animadas, dibujadas por la propia cantante. “Cada dibujo de los once soy yo en distintas facetas o momentos de mi vida”, explicó. “Este disco soy yo, completamente abierto como un libro”.

Y, claro, la libertad fue total, como se evidencia en “Qué wea”, temita en que hasta le tiró algunos palitos a sus detractores: “Siempre con la misma wea/ ‘No sé cómo chucha está pega’, pega’/ ‘Le va bien por lo rica que está’/ ‘Es chilena cuando le conviene, na’ má'’”.

“Estábamos pensando en cómo me ven a mí los chilenos, el público, y ahí quise darle como una respuesta chistosa, esa es la mejor forma”, contó sobre cómo surgió aquel temita. “Nunca tomo el hate en serio; para mí, es como un juego”.

Recién empieza

En noviembre del 2021, casi cumplió un sueño de niña. Con solo 22 años, viajó a Las Vegas para la ceremonia de los Grammy Latino 2021, donde estuvo nominada en la categoría “Mejor artista nuevo”. Aunque no ganó, estuvo muy cerca del galardón, que quedó en manos de la colombiana Juliana Velásquez.

Paloma Mami se ha abierto pasó con una unión entre ritmos latinos y anglos. “De dónde vengo, eso es lo más fuerte, la mezcla de Nueva York y de Chile me encanta”. Desde niña “decía que era latina, y de Chile, con mucho orgullo”, declaró a La Vanguardia.

Paloma Mami en los Grammy Latinos.
Paloma Mami en los Grammy Latinos.

Siempre se está poniendo metas.

No es fan de las redes sociales; de hecho, solo sube fotos porque su manager se lo recomienda, para que se mantenga en órbita. Sin embargo, aún así aspira a lo masivo: “Llegar a ese punto de la música donde no importa el idioma en el que estamos cantando, sino a un punto tan global y universal que a la gente le guste la música porque es buena, sin importante el idioma”. Es decir, “que la música latina llegue a ese nivel es mi meta más grande”.

Entre medio, ha sacado su íntimo sencillo “Cosas de la vida”, además de sumarse al remix de “Ultra solo”, que en su versión original es protagonizada por los chilenos Polimá Westcoast y Pailita.

“Desde chica sentía que no iba a ser cualquier persona”, declaró sobre su presente. “Lo estoy tomando como si estuviera acostumbrada, es una cosa muy rara, quizá el destino”.

COMPARTIR NOTA